6.28.2009

Estar vacío es como no vivir. Y en estos días así estoy yo. Me siento con TAN poca vida, y no es que no la tenga, es que yo siento que ultimamente vengo entrando en un estado de depresión que me desgana muchísimo, que primero me hacía sentir peor que nunca, y luego, dejando que "todo fluya", me hiso dejar de sentir, como si me hubiera acostumbrado a tal malestar. Y aunque suene absurdo, era más lindo cuando sentía el dolor, porque aunque sufría, al menos sentía, me sentía viva y con ganas de vivir. Ahora, no siento nada, como si estuviera muerta, porque ya no me siento ni viva y hay casos en los que ya no tengo ni ganas de tener ganas de vivir.
Fui acostumbrandome a anular cada vez más mi interior.A veces no me importa. A veces me da igual.A veces no tengo ganas.A veces no siento nada. Nada me conmueve. Nada me pone tan contenta como antes. Nada me pone demasiado triste. Nada ni nadie me hace sentir cosas reales. A veces sonrío por compromiso. A veces la paso bien porque me obligo a hacerlo. A veces no quiero conocer a nadie más. A veces no quiero hablar con nadie. A veces no quiero salir. A veces no quiero hacer nada. Y como si fuera poco: a veces no quiero sentir nada por nadie.Es horrible que sea así. Es horrible que por miedo a que me lastimen ya no me permita sentir nada. Me molesta empezar a ser fría. Me molesta más que a los demás les sea más facil decir que soy una caca a decir que enrealidad soy alguien que tiene miedo y que es así porque alguien la convirtió en eso. Me molesta estar vacía. Es como una prostituta sin vagina, como si me faltara la mitad de mí.Es que la verdad, hay tantas cosas que me hacen falta, tantas cosas,que ahora YO, mi verdadero Yo me hago falta.
Y a pesar que acostumbrarme a las cosas fue muy dificil, acostumbrarme a desacostumbrarme es PEOR, mucho peor.
P.d: La depresión que me genera Andres el que viene una vez por mes me lleva a escribir estas cosas.

1 comentario:

Magalí dijo...

acostumbrarme a desacostumbrarme es PEOR
coincido tanto con vos sole, es lo mas dificil acostumbrarse a desacostumbrarse :(