1.31.2009

-Tengo que ser sincera Doctor? -Sí.
-Llega un punto en que las situaciones se asemejan demasiado, y por ende, dejan de ser una coincidencia. Una cosa, dos cosas, tres cosas, pueden ser una chotisima similitud. Pero todas, o casi todas las cosas no.
Puede pasarme una, dos, tres veces. ¿Cuantas veces más tiene que pasar para darme cuenta de que NO es una puta casualidad?
-¿Y que opinas?
-Y ya no es casualidad... ¿Cómo puede ser que justo cuando pasa esto, pasa lo otro exactamente igual? ¿Porqué justo en ese momento? ¿Porqué tiene que coinsidir tantas veces? Ya no pienso que es una querida casualidad, ya no es algo que coincide "sin querer". Ya no se pueden poner mas excusas para evitar la verdad, porque simplemente no las hay.
Tantas cosas asemejadas son algo intensional.
Antes podría haber pensado que era como una fuerza del mas allá que hacía que las cosas ocurrieran así, yo tenía metido en mi incocente cabezita que era algo que lo hacía sin darse cuenta, sin fijarse, sin querer hacerlo...Pero me equivocaba, porque las casualidades rara vez suceden más de una vez. Yo soy capaz de encontrarle coherencia a esta situación que carece de ella. Así que doctor, yo no estoy loca, ESTO NO ES CASUALIDAD, ESTO ES A PROPÓSITO...
- ¿A propósito de quien? - No hace falta decirlo...

1 comentario:

ata dijo...

ai dios que asco me da ya sabes quien
te amo mucho sole:)